Un cuadro contemporáneo es una especie de centauro: mitad materiales artísticos, mitad lenguaje plástico. Este lenguaje es el elemento vital, energético, capaz entre otras cosas, de transformar cualquier materia para generar un estilo. La pintura hoy día, permite con facilidad, la integración de diversas técnicas, así la obra cobra una orden por sí misma, se reduce de esta manera a sus componentes y a la idea en cuestión. Se trata, por tanto, a una conciencia sobre la descomposición de formas artísticas mezcladas. Bajo esta óptica, el trabajo de Oscar Salamanca corresponde a órdenes de expresión que van más allá de lo simplemente ideológico y conceptual. En sus obras se asoman a un mundo sometido a constantes transformaciones y cambios en los aspectos formales y emocionales. Cada obra se nos presenta con una carga lúdica donde las piezas de juegos (signos, formas y colores) se mueven a placer creando un microcosmos plagado de símbolos naturales. Naturalezas reales que nos conducen a una realidad mítica disuelta por planos , resultado de una variedad. Este contenido plástico, admite una visión semioculta al espectador. Meta-pintura que tiende a eliminar la distinción entre arte y vida. Y a sugerir que todo el mundo es un cuadro.

blog 2

Autor: Oscar Salamanca

Título: Sin título

Técnica: Óleo sobre tela

Dimensiones: 30 x 40 cms

Año: 2012

38

Autor: Oscar Salamanca

Título: Sin título

Técnica: 31 x 45 cms

Dimensiones: 31 x 45 cms.

Año: 2012

Anuncios